No quiero quererte porque si te quiero no dejaré de quererte, y por quererte querré quererte aún más de lo que te quiero.

 

Cada día te sueño, dormido te sueño, e incluso despierto estoy soñando por quererte.

 

Cuando me miras sé que me miras. Cuando me quieres siento que me quieres. Cuando me besas ya no sé nada.

 

Te llamaré con tu nombre, con ese nombre que me hace sonreír al pronunciarlo en mis pensamientos cada segundo. Te llamaré mi amor.

 

Dame la mano y te susurraré mi amor. Dame un beso y moriré por ti.

 

Siento el aroma de tus besos, muero por la siguiente caricia, me estremezco con solo pensarte… con solo quererte.

 

Si te miro, te sueño. Si te beso, te quiero. Si tú me quieres, me muero.

 

Siguientes frases